Los desecantes son productos difícilmente substituibles. Y el Gel de Sílice (o Silica Gel) es uno de ellos, probablemente el más conocido por sus innumerables aplicaciones.

El origen de los problemas es la humedad, un factor que puede deteriorar la mayoría de productos si permanecen durante mucho tiempo en contacto con ellos. De este modo, tanto alimentos, medicinas, ropa, dispositivos eléctricos, material fotográfico, documentos, interiores de armarios y casi cualquier producto se puede estropear al estar en contacto con ambientes húmedos. Y para solventarlo, la forma natural de reducir la humedad es mediante la ventiliación, a ser posible natural.

Obviamente, no todo es ventilable, por lo que al final es necesario controlar ese incremento de humedad con productos que puedan absorberla.

Uno de ellos es el Gel de Sílice, dióxido de silicio que para hacerse una idea es como arena porosa en forma granular. Su gran porosidad permite la absorción de agua ambiental hasta un 30 % de su peso, por lo que es el desecante que puede absorber más agua. Además, es no tóxico, no inflamable y no reacciona químicamente, por lo que se le puede considerar un producto “limpio”, como la arena.

Todas estas cualidades le han permitido introducirse en multitud de aplicaciones donde era necesario conseguir ambientes secos. A modo de ejemplo, aquí tenéis algunas de esas aplicaciones:

  • FOTOGRAFÍA: Protección del material fotográfico para su almacenaje.
  • TECNOLOGÍA: Protección de la humedad de los productos tecnológicos.
  • ELECTRÓNICA: Protección de la humedad y secado de los mismos (como móviles o ipods mojados)
  • ROPA / ZAPATOS: Conservación de ropa y zapatos sin humedad.
  • CUERO / PIEL: Prevención de manchas de humedad en prendas, zapatos o abrigos de piel o cuero
  • HORTICULTURA: Utilizado para secar flores y plantas, o guardar semillas en buen estado
  • MASCOTAS: La arena de gatos se hace con sílice.
  • PAPEL: Protección de documentos o fotografías de la degradación por la presencia de humedad
  • OXIDACIÓN: Prevención de la oxidación de elementos metálicos en zonas confinadas (cajas herramientas, embalajes, etc)
  • HOGAR: Multitud de aplicaciones para mantener secos armarios, interiores de maletas (que al evitar la humedad evitamos los olores, plata brillante,…
  • ALIMENTACIÓN: Protección de los alimentos a granel del apelmazamiento por humedad, así como productos comestibles secos. Si está en contacto directo con los alimentos deberá ir en un envase especial.
  • MEDICAMENTOS: Protección de los medicamentos de la humedad.

Como véis, el abanico es muy variado. Seguramente pensando un poco podemos encontrar alguna aplicación más en la que sería útil utilizar el Gel de Sílice. Pero hay que tener una precaución: el producto cuando está saturado de agua ya no hace su función, por lo que es necesario regenerarlo colocándolo en un horno entre 120 ºC y 150ºC para que el agua que está en el interior del poro cambie de estado (de líquido a gas) y salga del Gel de Sílice. Una vez enfriado puede utilizarse de nuevo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies